Ir al contenido principal

Los Fines de la Pena

La ciencia del Derecho Penal ha desarrollado diversas teorías sobre los fines de la pena, es decir justificaciones de porque castigamos a alguien que comete un delito.

La discusión sobre este tema es compleja y -como la mayoría de los asuntos complejos- aun no ha sido resuelta satisfactoriamente. En este post simplificaré las teorías, pero empleando los términos aceptados por la mayoría de los autores.

La primera división sobre las teorías de la pena es:

1. Teorías Absolutas, dicen que la pena es buena porque si. Porque la sanción es intrínsecamente buena sin que sea necesario justificar ninguna otra finalidad, para ellos el delito rompe un equilibrio social que es reparado con la pena.
La mayor objeción a estas teorías es que se quedan en un plano teórico sobre el conflicto, y no tienen nada que ver con la realidad pues omiten considerarla, este hecho hace que prácticamente todas estas posturas sean marginales en la discusión sobre los fines de la pena.

2. Teorías Relativas, a su vez estas se dividen en dos grandes grupos:

2.1. De Prevención General, establecen que la pena busca disuadir a la población en general de cometer delitos, bajo la amenaza de ser sancionados.
Esta es una de las finalidades más populares a nivel de la población en general, que conserva el mito de que con penas más altas se reduce el delito, sin embargo esta teoría es la menos acreditada a nivel dogmático por dos razones principales:
- No existe ningún estudio que pueda demostrar el rol disuasivo de la pena a momento de cometer un delito, de hecho si existen estudios que establecen que el delincuente no considera o ni siquiera conoce la sanción que corresponde a su acción.
- Esta teoría reduce a los ciudadanos a simples objetos de adiestramiento en base al miedo y eso es incompatible con la dignidad del ser humano,

2.2. De Prevención Especial, esta teoría establece que la finalidad de la pena es prevenir la aparición del delito en el caso concreto del delincuente, es decir enjaulemos al sujeto para que al menos ÉL deje de cometer delitos.
La primera objeción a esta teoría es que únicamente puede ser aplicada con posterioridad al hecho con lo que no tiene un carácter real de prevención.
Además esta es la base de los conceptos que mucha gente usa sobre resocialización o rehabilitación del delincuente. Sobre esta también existen dos grandes objeciones:
- No existen evidencias de que se pueda "resocializar a un delincuente" ni un método que hubiese resultado eficaz o que suene razonable para la amplía variedad de casos existentes. La realidad demuestra más bien lo contrario.
- Se reduce al preso a la categoría de animal objeto a técnicas de manipulación.

Ninguna de estas finalidades ha demostrado tener un resultado práctico en la realidad, de hecho son construcciones teóricas de lo que debería buscar la pena que no han podido ser demostradas en la aplicación práctica de las sanciones.

En resumen: no existe ninguna razón comprobada que legitime el uso del Derecho Penal para ninguna finalidad, a pesar de ello las sociedades continúan aplicando este derecho en base al convencimiento de que tiene alguna utilidad y más como herramienta máxima de exclusión social y uso del poder con fines de venganza personal o gremial.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
...No existe ningún estudio que pueda demostrar el rol disuasivo de la pena a momento de cometer un delito...uummhh???
Si te darias una vueltita por transito donde se dan sanciones para ambos infractores, de manera que en el futuro es mejor tragarse el mal rato antes que ir con los tombos y te vacien los bolsillos, mejor es un mal arreglo que un buen pleito. FELIX
juan josé ha dicho que…
Si fuese cierto no existirían nuevas infracciones
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

¿Qué es un memorial?

Muchos de ustedes seguro se toparon con requisitos para trámites en los que les exigen "memorial dirigido al director de la entidad con firma de abogado", con la nueva legislación de la abogacía espero que este requisito sea eliminado, aunque sospecho que los miles de abogados que no pueden conseguir 200 $us para ejercer serán los primeros en quejarse pues su mercado es el de hacer ese tipo de memoriales.

Pero ¿qué es un memorial?

De acuerdo con la RAE un memorial es un "Papel o escrito en que se pide una merced o gracia, alegando los méritos o motivos en que se funda la solicitud."

No existe ninguna norma que establezca el formato exacto de este tipo de escritos, el Código de Procedimiento Civil -y sólo para el caso de juicios se entiende- establece requisitos mínimos y obvios, como que se establezca a quien va dirigido, que se haga un breve resumen en la primera parte, que se indique el proceso dentro del cual se presenta, y que al final se ponga la fecha. Es decir …

Procedimiento de Ejecución Coactiva Civil (La necesidad de una reforma a la reforma procesal civil)

Diez años después de la aprobación de la Ley 1760 de Abreviación Procesal Civil y Asisitencia Familiar conviene realizar un análisis de una de las más grandes innovaciones de esta ley, es decir, el Procedimiento de Ejecución Coactiva Civil de Garantías Reales sobre Créditos Hipotecarios y Prendarios. Este análisis crítico además de sus propias conclusiones sugiere la interrogante sobre la urgencia de una reforma del procedimiento civil, no sólo por su evidente ineficacia, sino fundamentalmente por su injusticia para ambas partes que se enfrentan en un escenario aparentemente diseñado para favorecer al acreedor pero que en los hechos perjudica tanto al demandado como al demandante y satura al sistema judicial. El momento actual con bajas tasas de mora bancaria (baja comparada con la última decada al menos)  debería impulsarnos a pensar una reforma a la reforma procesal civil.....y soñar con una reforma profunda a la totalidad del procedimiento civil. Objeto de un Proceso…

Anticresis

La anticresis es una garantía de cumplimiento de una obligación por la cual se cede al acreedor el derecho a percibir los frutos del inmueble para que los impute a los intereses adeudados.

En el fondo la figura es muy parecida a lo habitual, sin embargo es conveniente tomar en cuenta algunos requisitos:

a. El contrato tiene que hacerse ante un notario.
b. Debe ser inscrito en el Registro de Derechos Reales.
c. Debe consignarse expresamente la obligación (préstamo)

Si no tienen un contrato de este tipo, es un buen momento para pensar en renegociarlo.

El problema, además de que el dueño del inmueble quiera engañarlos, se presenta cuando el bien esta hipotecado a un tercero y este tercero remata el inmueble y una mañana se despiertan con los golpes en la puerta:

- Buenos Dias, soy un Oficial de Diligencias del Juzgado de Partido en lo Civil, tengo que notificarle con eta providencia.
- ¡¡¿¿¿???!!
- No se preocupe, sólo firme acá.
- Por qué?
- Es la constancia de que esta recibiendo este documento.
-…